La Guía Cundinamarca

La Guía Cundinamarca

2020-02-11

Contrato por horas: empobrecimiento y vejez sin pensión

Un nuevo engaño las reformas para disminuir desempleo y personas sin pensión. Los contratos por horas bajan el índice de desempleo empobreciendo los trabajadores y haciendo inalcanzable la pensión. La saliente ministra de Trabajo y hoy elevada al Ministerio del Interior, le ha anunciado al país que se requiere una reforma laboral y pensional, de una parte para disminuir el desempleo y de otra para disminuir el número de personas de la tercera edad sin pensión. Como se ha advertido en las redes sociales y en los medios de comunicación, los contratos por hora que quiere definitivamente legalizar el gobierno, (ya hay contratos por horas) tiene como propósito flexibilizar aún más el contrato de trabajo. Dicha flexibilización iniciada con la ley 50 de 1990 llega hasta hoy con la aprobación del Plan Nacional de Desarrollo del año pasado, que habilitó en el artículo 193 ingresos en los contratos por debajo del salario mínimo para hacerle una rebaja a la seguridad social al empleador e introducir las cuentas individuales de ahorro en Beneficios Económicos Periódicos que reemplazan la cotización en pensión y que en el mejor de los casos significarían devolución de esos ahorros en $40.000 mes cuando lleguen a la edad de la vejez. Con contratos por horas y ya habilitados para legalmente tener ingresos por debajo del salario mínimo, el trabajador pierde definitivamente cualquier posibilidad de estabilidad laboral, con ingresos estables. De esta manera la vieja aspiración de la total flexibilidad laboral reclamada por el empresariado la lograrían. Con eso tendrán a disposición un mayor número de trabajadores por cualquier ingreso. Si hoy existe una jornada de 8 horas diarias, por ejemplo para el pago de un salario mínimo con prestaciones sociales, significaría alrededor de $1,5 millones de pesos. Si lo hace con cuatro trabajadores de 2 horas diarias, toda la parte prestacional de primas y vacaciones se vuelve un inalcanzable para el trabajador, pues en la actual legislación se exige laborar el equivalente a más de tres meses en el año para tener derecho a ello. Con lo cual los empresarios se ahorrarían parte importante de dichas prestaciones sociales. Es decir, tendríamos 4 trabajadores con la cuarta parte de los ingresos, y si es de un salario mínimo, $219.451 al mes. Se estaría redistribuyendo la pobreza y generalizándola. Lo que se puede redistribuir es la riqueza, y esa situación de altísima desigualdad en Colombia se viene manifestando en las calles. Así pues, se disminuiría el desempleo, atendiendo que según la metodología del Dame, que una persona que en la semana anterior haya trabajado 2 horas, se considera empleado, pero, como ya se dijo redistribuyendo la pobreza. Nada alentador para ningún trabajador. ¿Qué proyecto de vida individual y familiar se puede construir así? Ninguna. Es el no futuro. Ver Columna Completa: https://bit.ly/2vmJmUE
Fuente: Fabio Arias Giraldo en Las Dos Orillas

Cargando...