$ 40.000 millones para contener desbordamientos del río Apulo

$ 40.000 millones para contener desbordamientos del río Apulo
Apulo
Mar 3, 2018

Cada vez que se presenta una ola invernal, cerca de 2.000 personas de San Joaquín, un centro poblado del municipio de La Mesa –a menos de dos horas de Bogotá– deben salir corriendo de sus viviendas o de las tierras donde siembran, pues estas, al estar ubicadas cerca de la ribera, terminan inundadas. 


A otras 500 que viven en el barrio Gaitán de Apulo les pasa lo mismo, con el agravante de que allí se une el río que lleva su mismo nombre con el Bogotá, que presenta una alta carga contaminante. El alcalde de esta población, Gustavo García, atribuye el hecho a que algunos pobladores se asentaron en zonas no aptas para vivir y a que la ronda del río no está adecuada para soportar una creciente.


Por esa razón, la Corporación Autónoma Regional (CAR) de Cundinamarca anunció el retiro de más de dos millones de metros cúbicos de sedimentos y material del río Apulo, en 22 de los 46 kilómetros de este afluente, para adecuar el cauce.


La intervención será entre los municipios de Apulo, Anapoima y La Mesa, tres de los seis que atraviesa el cuerpo de agua. Los trabajos arrancaron a principios de febrero de este año, después de la socialización realizada por las entidades con la población. Terminarán en enero del 2019.


La adecuación, según la CAR, consistirá en el retiro de estos dos millones de metros cúbicos de material de arrastre, residuos sólidos, entre otros, y serán ubicados en las orillas para enriquecer los suelos o utilizados para la formación de jarillones, que eviten su desbordamiento en épocas de invierno.


Juanita Benítez, directora ambiental de la Secretaría de Desarrollo Rural de Anapoima, celebró la decisión y explicó que en este municipio al menos seis veredas dedicadas a la producción agrícola, principal actividad económica de la región, colindan con el río Apulo. “En La Mesa, Anapoima y Apulo estamos ubicados en la parte baja de la cuenca. De la parte alta (municipios como Zipacón y Cachipay), el río va arrastrando material que aquí se nos represa”, dijo.


En Anapoima, el centro poblado de San Antonio, que agrupa a cerca de 600 personas, es uno de los principales afectados, por la estructura plana del territorio.

Características de la cuenca

En la parte alta del río Apulo, esto es desde su nacimiento en la reserva natural de Peñas Blancas hasta el cruce con el río Curí (en la parte alta de Cachipay) y con el Bahamón (en Anolaima), se puede encontrar agua cristalina, que luego es tratada por plantas potabilizadoras y distribuida para los acueductos veredales. 


Sin embargo, luego de este cruce es donde el río recibe la mayor carga contaminante, y tras atravesar los municipios de La Mesa, Anapoima y Apulo, desemboca en el río Bogotá. Estos 22 kilómetros son los que serán intervenidos, señaló la CAR.


Cabe recordar que el río Bogotá, en la provincia del Tequendama, presenta la mayor carga contaminante, y con las aguas del río Apulo termina en el Magdalena, a la altura del municipio de Girardot.


En los alrededores del afluente, cuyo cauce atraviesa por un área de 49.000 hectáreas, se pueden encontrar cultivos de plátano, mango y de productos cítricos como limón, naranja, mandarina, y otros cientos.


La zona del Tequendama se ha caracterizado por problemas de abastecimiento de agua, razón por la cual se realizan constantes racionamientos. En municipios como La Mesa, por ejemplo, el líquido puede llegar una vez por semana.


La recuperación del afluente, indica la CAR de Cundinamarca, es posible y es necesaria, “por lo que se convierte en un eje de desarrollo agropecuario y turístico para la provincia del Tequendama, que atraviesa casi en su totalidad”, indicó la entidad, que giró los recursos para los trabajos. Uno de sus principales atractivos es el Salto de las Monjas, del municipio de La Mesa. Esta cascada de 30 metros es posible visitarla atravesando la inspección La Esperanza.


Trabajo ambiental

La creciente preocupación por el estado de las aguas del río Apulo en diferentes sectores llevó a que en el 2014 se conformara la Asociación de Usuarios del Río Apulo (Aura). Está integrada por los alcaldes de todos los municipios que conforman la cuenca y por los presidentes de los acueductos veredales que se surten del río.


Esta alianza ha permitido realizar recorridos para identificar las condiciones del afluente, limpiezas de residuos sólidos que son arrojados a la orilla, siembra de árboles, así como el corte de las mangueras de privados con las que se capta o se vierten desechos de manera ilegal.



Fuente

MICHAEL CRUZ ROA

EL TIEMPO 



Fuente: Otra fuente
0

Deja un comentario

Debes estar registrado para publicar un comentario. Regístrate Aquí
Cargando...